LifeVac se suma al proyecto solidario “Comer con Placer”

LifeVac anti-atragantamiento se suma al proyecto solidario “Comer con Placer, dirigido a personas afectadas por disfagia. Está promovido por la Asociación Parkinson de Cuenca. En esta iniciativa participa, además de la Diputación de Cuenca, numerosos hosteleros y empresas de ámbito provincial y estatal.

Comer es un placer y reunirnos en torno a la mesa es la forma más habitual de celebrar cualquier evento o acontecimiento. Pero hay personas que no pueden hacerlo con normalidad porque padecen una patología llamada disfagia que consiste en la dificultad para tragar alimentos.

Las personas afectadas por la disfagia, además de tener que modificar sus hábitos de ingesta de alimentos, sufren por otras consecuencias asociadas, que influyen negativamente en su vida social: sentimientos como la vergüenza, el miedo a atragantarse, falta de menús adaptados a sus necesidades, etc. Todo ello provoca una reducción de su calidad de vida.

La prevalencia de la disfagia es mayor en pacientes que sufren de trastornos neurodegenerativos como el Parkinson, que afecta a más de 160.000 personas en España, con diez mil casos nuevos cada año.

La Asociación Parkinson Cuenca es consciente de esta grave consecuencia, y por ello ha puesto en marcha el proyecto “Comer con Placer”,  Se trata de concienciar de este problema a los hosteleros para que adapten algunos de sus menús a las necesidades de las personas que sufren disfagia.

La iniciativa está siendo un éxito, y a ella se han sumado muchos hosteleros de la provincia. Así han combinado sus propias técnicas  con la formación recibida, y  han transformado platos imposibles de comer por las personas afectadas de disfagia, a otros adaptados. “Se trata así de que puedan sentarse en la mesa de su restaurante a vivir grandes momentos y disfrutar, como todos hacemos todos, Comiendo con Placer”, según explican en la Asociación

Protección anti-atragantamiento

Pero este es un proyecto en el que todos tienen cabida. De hecho, otras instituciones y empresas están apoyando este proyecto. Entre ellas LifeVac Spain, muy consciente de este problema, ya que una de las efectos más habituales que provoca la disfagia es el atragantamiento, y que se ha sumando a la iniciativa

En este tipo de accidentes actuar con rapidez es imprescindible, ya que cada segundo cuenta. Hay que tener en cuenta que el daño cerebral posible comienza en el minuto 4. Por ello es fundamental saber realizar el protocolo establecido para estos casos: son animar a toser, palmadas escapulares, maniobra de Heimlich o compresiones abdominales.

Pero este protocolo no siempre surte el efecto esperado. En esos casos, el dispositivo de succión  LifeVac libera la obstrucción en la vía aérea en pocos segundos y ayuda a minimizar el riesgo de muerte evitable cuando todo falla, según se pone de manifiesto en el estudio publicado en Frontiers in Medicine