Consejos para una cena segura y que no se nos “atragante” el fin de año

  • Las uvas son la tercera causa de atragantamiento en menores de cinco años y en adultos mayores de 65.

  • Es importante tener nociones de primeros auxilios y maniobra de Heimlich para saber qué hacer en caso de atragantamiento.

  • Contar con un revolucionario dispositivo de emergencias anti atragantamiento, LifeVac, puede minimizar el riesgo de muerte evitable cuando los protocolos fallan.

Las uvas, protagonistas en multitud de hogares el 31 de diciembre, son especialmente peligrosas para niños menores de cinco años y adultos mayores de 65 años. Comerlas al tiempo que suenan las campadas que indican el fin de año es una tradición no exenta de riesgo. Sobre ella los expertos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello -SEORL- alertan cada año. Recomiendan extremar la precaución ya que -según afirman- “por sus cualidades en cuanto a su forma y textura, puede generar una obstrucción en las vías respiratorias y, si no se actúa de forma rápida, puede llegar a provocar la muerte”. De hecho, las uvas son la tercera causa de atragantamiento en menores de cinco años.

Tal y como explican, las uvas tienen un tamaño similar al de la glotis. «Al ser una fruta ovalada, relativamente moldeable y con una piel suave y resbaladiza, puede deslizarse en la boca de forma involuntaria, sin ser masticada, y actuar como tapón en las vías aéreas, impidiendo la respiración»

Pese a lo que se pueda creer, las cifras de este tipo de accidentes son realmente serias.  Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) del año 2020 reflejan que los atragantamientos accidentales ocasionaron 2.511 muertes, de las cuales el 11% se producen por la ingesta de alimentos,. Y un  83% de obstrucciones respiratorias son causadas por otros objetos. Esta cifra supone que este tipo de accidentes son la segunda causa de muerte accidental por detrás de las caídas.

Según señala el Observatorio de Prevención de Riesgos y Accidentes -OPRA-, “llama la atención el elevado incremento de los fallecimientos por esta causa que se produce de forma alarmante a partir de los 60 años.” El debilitamiento de los músculos responsables de la masticación puede provocar problemas al tragar en los mayores. Las personas con disfagia tienen muchas más probabilidades de sufrir estos accidentes. Este trastorno afecta a más de dos millones de españoles,

Primeros auxilios en atragantamiento y dispositivo de emergencia

Es muy importante tener unas nociones de primeros auxilios para saber qué hacer en caso de atragantamiento. El daño cerebral puede ocurrir pasados cuatro minutos sin oxígeno.

Entre las 👉  acciones que se deben realizar son animar a toser, palmadas escapulares, maniobra de Heimlich o compresiones torácicas. Pero en ocasiones, dependiendo de la situación en la que se produce dicho suceso, del estado físico o de salud de la persona atragantada, o de la persona que realizaría las maniobras, estas no dan resultado, o están contraindicadas.

En los casos en los que los protocolos no funcionan el dispositivo médico de emergencia 👉  LifeVac ayuda a minimizar el riesgo de asfixia por atragantamiento. Este dispositivo médico de succión libera la obstrucción en la vía aérea en pocos segundos. Es muy 👉  fácil de usar  y no es invasivo. Gracias a LifeVac se han salvado 243 vidas en todo el mundo. El objetivo de LifeVac es contribuir a reducir las muertes por este motivo.

Consejos para una cena segura

Algunos de los consejos para que las comidas y cenas familiares no se vean ensombrecidas con un accidente de estas características son:

–              Masticar tranquilamente la comida.

–              No reír, hablar o gritar mientras mastica o traga.

–              Disponer de bebida no alcohólica siempre a mano para hidratar la garganta

–              Cortar los alimentos en trozos pequeños.

–              Atentos con algunos alimentos que son más susceptibles de provocar atragantamientos, como aceitunas, frutos secos, uvas y polvorones.

–              Aprender a hacer la maniobra de Heimlich, ya que nunca se sabe si tendremos que utilizarla.

–              Contar con recursos adicionales, como LifeVac, por si la maniobra de Heimlich no  funciona y la obstrucción persiste.